¿Implantes o aparatos para la audición? No, estimulación y oportunidad.

Por Janet Doman

Después de un embarazo retador, a la mamá de Koshiro se le dijo que su bebé estaba en posición de cara y tendría dificultades durante el parto. Los doctores usaron extracción con ventosa durante el proceso de nacimiento y el bebé fue examinado debido a los problemas que los doctores creían que eran inevitables.

Los exámenes mostraron que el bebé no respondía al sonido.

Pronto, a los padres se les dijo que su bebé verdaderamente tenía serios problemas. Su diagnóstico fue hipoplasia cerebral congénita, holoprosencefalia (una sólo estructura cerebral) y sordera profunda.
Después de muchas pruebas auditivas a las que el bebé no mostraba respuesta, se le hizo un escáner CT que mostró que la estructura de ese camino auditivo estaba intacto. Su problema estaba en el cerebro.
Era crítico que sus papás hicieran el escáner CT pues de otro modo tal vez hubieran asumido que necesitaba implantes cocleares. Para ello, parte del canal auditivo tiene que removerse permanentemente, una vez hecha la cirugía, no hay vuelta atrás.
Se le prescribieron aparatos para la audición y se planeó que el pequeño ingresara a una escuela para personas sordas en el momento en que fuera necesario.

A los 2, él no podía moverse, tenía severos problemas de audición y sólo podía ver puntos cercanos.

Koshiro era sordo debido a una lesión cerebral.
Koshiro se desarrolló muy lentamente. A los dos años, además de problemas auditivos, su visión era limitada a un punto cercano y era incapaz de moverse.

El pequeño Koshiro era incapaz de moverse.

Recibió terapias convencionales pero no hubo progreso, pero sus determinados padres continuaron buscando más y mejores respuestas para su niño. Los padres de Koshiro conocieron el curso ¿Qué hacer por tu hijo con lesión cerebral?Cuando Koshiro tenía cerca de 2 años e inmediatamente se registraron para asistir.
Inmediatamente después del curso, los padres de Koshiro se embarcaron en un programa de tratamiento en casa usando todo el conocimiento que obtuvieron y con gran entusiasmo y apoyo de su hermana mayor. Mejoraron la dieta del pequeño al introducir comida más sana y nutritiva. Se aseguraron que tuviera mucha oportunidad para moverse libremente en el piso sin restricciones. Comenzaron un intenso programa de estimulación auditiva para mejorar su escucha con la meta de dejar de usar los aparatos de audición.

¡Después de 12 meses del programa, por primera vez escucha, ve a larga distancia y se mueve, además estaba saludable!

Tan pronto como los padres comenzaron, vieron el progreso inmediatamente.

Un año después, llevaron a su hijo a su primera evaluación. Gracias a su arduo trabajo, Koshiro estaba más saludable, ya no estaba constipado y ya no hacía visitas constantes al doctor.


Pasó de la inmovilidad a ser capaz de moverse; ahora estaba gateando por toda la casa yendo a donde él quería. Su espíritu aventurero estaba muy alentado por el hecho de que ahora veía mucho mejor, no sólo a corta distancia, sino que ahora podía ver muy bien y consistentemente a larga distancia también. Más sorprendente aún, gracias al intenso programa de estimulación auditiva, estaba comenzando a escuchar cada día sonidos de la casa sin sus aparatos de audición.

¡Por primera vez, Koshiro pudo moverse!

El equipo diseñó un nuevo programa para Koshiro, éste incluía enriquecimiento de oxígeno, más estimulación auditiva, estimulación táctil y un programa físico, programa intelectual y claro, un programa de nutrición diseñado cuidadosamente.

El siguiente paso: ¡Lectura, repto y gateo!

Al año siguiente de su primera visita al equipo, Koshiro pudo reptar usando manos y rodillas por toda la casa, ya estaba aprendiendo a caminar. No había tenido enfermedades por un año.

Koshiro gatea para leer un libro

Ahora que Koshiro podía gatear por todas partes usando manos y rodillas, el equipo de Los Institutos y sus padres, pusieron la mirada en ayudarlo a empezar a caminar. Con la ayuda del pasamanos, este objetivo parecía muy posible de lograr.

Ya no usa aparatos para la audición desde que puede escuchar y comprender sin usarlos e incluso ha empezado a hablar.

¿Está escuchando? Ya no usa aparatos para la audición desde que puede escuchar y comprender las conversaciones a su alrededor. ¡Incluso ha empezado a hablar!
Koshiro y su familia han desafiado el sombrío diagnóstico.
Claro, los padres de Koshiro y su hermana están muy orgullosos de él, juntos desafiaron el sombrío diagnóstico. Pudieron haberse dado por vencidos y aceptar su destino, pudo haber terminado con implantes cocleares que habían hecho imposible la estimulación del canal auditivo, jamás habría sido capaz de escuchar de manera normal así como ahora lo hace. En su lugar, eligieron estimulación y oportunidades y sí, hubo mucho trabajo a lo largo del camino pero ahora se ven los logros al ver que este pequeño continúa venciendo los pronósticos cada día.
Koshiro no ha terminado, aún necesita caminar y hablar pero es un niño muy diferente del que era hace dos años. Esperamos por todas las grandes cosas que él logrará con su madre, padre y hermana en los próximos dos años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s