Retraso en el Desarrollo: El camino de Adam al Bienestar

Por Janet Doman

Adam conoce a Liza Minellli en Los Institutos

Adam parecía un bebé sano y un lactante normal. Pero cuando su comportamiento se mostró distinto al de otros niños, sus padres, maestros y médicos no sabían qué iba mal con él o qué hacer al respecto.

Su madre explica “Desde el principio, sin darme cuenta, estaba dándome excusas a mí misma acerca de la situación sin darme cuenta: Tal vez era un poco más complicado que los otros niños de 3 años y su discurso era un poco inmaduro, pero se corregiría eventualmente. Todos los niños son destructivos de vez en cuando.”

Un día, mientras se le examinaba a Adam en una guardería, su madre se dio cuenta de que había diferencias entre Adam y los otros chicos. Él no dibujaba en papel, no contestaba preguntas y parecía no poner atención a la maestra.

El pequeño Adam tenía muchos problemas en la escuela

Eventualmente, sus padres se dieron cuenta de que Adam tenía un problema de audición, él pedía que se repitiera lo que le decían o pedían que voltearan cuando hablaban. Su madre dice “No sabíamos que él estaba tratando de leer los labios.” Ellos pensaban que Adam actuaba diferente a otros niños debido a su problema de audición. Cuando cumplió 3 años y medio comenzó con su terapia de lenguaje dos veces a la semana, pero no hubo mucho progreso.Para cuando Adam cumplió 6 años, presentaba problemas en casi cada área. No podía escuchar bien y su lenguaje era difícil de entender, no estaba aprendiendo y tampoco su condición física era normal.

Después de muchas pruebas, se les dijo a sus padres que padecía un severo trastorno del aprendizaje, que esperaran para comenzar con farmacoterapia para hiperactividad y que encontraran una forma de internarlo en alguna institución.

Apenas se dieron cuenta de que no había soluciones para Adam, un amigo de la familia les envío por correo el libro ¿Qué hacer por tu hijo con lesión cerebral? de Glenn Doman. El libro tenía sentido y se pusieron en contacto con los Institutos.

La familia de Adam adoptó el programa y trabajó duro todos los días para ayudar a su hijo. Comenzaron con estimulación auditiva para mejorar su escucha y también un programa físico para mejorar su coordinación y balance; también comenzaron a enseñarle a leer.

A menos de dos años, Adam estaba leyendo y escribiendo exitosamente, igualmente, su audición y lenguaje habían mejorado considerablemente. El niño alguna vez torpe había llegado a ser campeón de natación, a tocar el violín y el piano y a actuar en la obra de Shakespeare: “Sueño de una noche de verano.”

Adam llegó a ser un increíble atleta

Llegó a ser un experto nadador y atleta en todos los sentidos. Empezó a absorber información que había perdido en el pasado y fue invitado para a unirse a la Escuela internacional en donde disfrutaba de un gran variedad de materias incluyendo inglés , japonés, historia natural, estudio de Shakespeare, historia, ciencias , computación, matemáticas , música ,violín, gimnasia, natación, atletismo y ciclismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s