Trisomía 21: Graduación 101. Yuuki lo hace ver fácil.

Por Janet Doman
Yuuki con su maravilloso hermano mayor

En su último mes de embarazo, la mamá de Yuuki desarrolló toxemia y fue hospitalizada. La bebé nació prematura y se le detectó una anomalía cardiaca durante la primera semana. A los seis meses de edad, la bebé fue diagnosticada con Trisomía 21 y su madre escribió “Desde entonces empezamos a buscar por la mejor solución para ayudarla a desarrollarse
completamente.”
Cuando era bebé, Yuuki tuvo mucha estimulación y se le dieron muchas oportunidades.
Cuando Yuuki tenía dos años, su madre viajó a Filadelfia para asistir al curso ¿Qué hacer por tu hijo con lesión cerebral? En ese momento, su hija se transportaba reptando pero aún no caminaba. Su temperatura era fría y fluctuaba. Su madre comenzó a mostrarle palabras desde que era una infante y tanto su visión como audición mejoraron como consecuencia de ello.
Siguiendo el curso, su madre asistió a la serie de conferencias para padres cada seis meses y se certificó al completarlo.
Desde los dos años, le enseñó a su hija miles de palabras de lectura, enunciados y libros en japonés y 1,500 palabras adicionales y libros en inglés.
“Decidimos cambiar nuestra vida para vivir la vida del programa. Fuimos a Filadelfia y conocimos al Dr. Glenn Doman, quien nos dios una cálida bienvenida. Esta es una preciada fotografía que conservamos.”
Cuando Yuuki tenía ocho años, su madre la llevó a los Institutos para su primera evaluación. En ese entonces, ella estaba muy por delante de niños de su edad pues ya estaba leyendo al grado de niños de 5° grado y era capaz de pasar el pasamanos de forma independiente y podía correr 500 metros ininterrumpidamente.
Yuuki recuerda: “Trabajar consistentemente cada día, resultó en una mejor concentración.”
Sin embargo, no era capaz de tomar el transporte público por sí sola, su articulación al hablar no era suficientemente clara y su madre notó que la niña aún respiraba por la boca; además solo podía escribir algunas palabras y frases y no podía atar las agujetas de sus zapatos. Aún presentaba eczema.
Yuuki trabajó arduamente en el Programa de tratamiento Intensivo. Gateó y reptó, se convirtió en una corredora y comenzó a practicar gimnasia.
Yuuki recuerda “Al principio gateaba como una rana que batalla por hacerlo, pero al avanzar en mi gateo, mi balance mejoró y mi visión se hizo más clara. Trabajar cada día consistentemente resultó en una mejor concentración.”
Su programa psicológico también fue intenso: Enriquecimiento con oxígeno, apoyo respiratorio y un excelente programa de nutrición. Tuvo un programa intelectual: resolución de problemas y un programa de crecimiento social.
A los once años de edad, Yuuki no había tenido ninguna enfermedad por más de dos años. Estaba leyendo al nivel de secundaria tanto ficción como no ficción y disfrutaba leyendo ensayos, su escritura con los sofisticados caracteres chinos (Kanji) también estaba al nivel de secundaria.
Yuuki se presenta en un concierto de violín; comenzó a tocar el violín a los dos años de edad.
¡Me encanta cantar y en mi primera competencia gané el premio Doryokusho por mis esfuerzos!
“Como parte del Programa de Crecimiento Social de los Institutos, tuve la oportunidad de expresarme públicamente así que soy capaz de mantener la calma sin importar qué pase.”
Ella presentó una conferencia formal acerca de cultura japonesa a una audiencia de 100 personas e hizo una sofisticada rutina gimnástica también. Podía correr 3 kilómetros sin parar, aprendió a leer música, estudió violín y piano y desarrolló su habilidad de canto apoyándose en lecciones avanzadas de manejo de voz.
“Yuuki siempre busca alcanzar el nivel más alto y nunca lo pierde de vista.”

Yuuki en un kimono formal con sus compañeros en la graduación de primaria.
Para ese tiempo, se comenzó a preparar para su examen de ingreso a secundaria. Pasó los exámenes sin dificultad y entró a secundaria. La consejera de los Institutos de Yuuki, Miki Nakayachi, dice “Yuuki nunca duda al retarse a sí misma, siempre busca alcanzar el nivel más alto y nunca lo pierde de vista. A lo largo de los años ha tenido varias pruebas: exámenes de escritura japonesa, inglés, caligrafía y matemáticas. Siempre es capaz de demostrar su habilidad sin estar nerviosa ya que ha recibido apoyo desde que era muy pequeña.”
“En secundaria estuve a cargo del refrigerio escolar. Hice viajes escolares por primera vez. Disfruté la escuela y tengo grandes recuerdos.”

Tres meses después de ingresar a secundaria, Yuuki viajó a Filadelfia para asistir al festejo por la vida del fundador de los Institutos, Glenn Doman. Cantó una bella canción para los 300 asistentes al evento.
Yuuki presentándose en el auditorio Valentine: “Amo al Dr. Doman. En la ceremonia canté “Tonight” para expresar mi gratitud hacia él.”
Esa semana del viaje, fue la única en que faltó a la escuela, logrado una asistencia perfecta a lo largo del año. Su primer año de secundaria tuvo retos inesperados: Su madre fue hospitalizada por una fractura en el brazo. En casa con su hermano mayor, Yuuki cumplió con las tareas diarias del hogar, asistió a la escuela, hizo sus actividades posteriores a clase y visitó a su madre cada día par asegurarse de que estaba bien.
Yuuki con Farukh Amil, embajador de Paquistán en Japón
Como una estudiante exitosa, Yuuki continuó cantando y tocando el piano, además de obtener calcificaciones altas en inglés.
En los últimos dos años, Yuuki ha completado exitosamente secundaria y tomó los exámenes de ingreso para preparatorias públicas y privadas. Ella pasó los exámenes y ahora es una estudiante de tiempo completo desempeñándose adecuadamente en la preparatoria privada de su elección.
En su graduación en Tokio, presentó un discurso que detallo su camino al bienestar. Janet Doman, directora de los Institutos, presentó a Yuuki a un público de 120 personas diciendo “He conocido a Yuuki desde que ella tenía 8 años. Nunca he conocido a nadie más industrioso de lo que ella es. Pasé muchas horas en los últimos años enseñando a su madre con Yuuki a su lado en mi oficina. Siempre llegaba a mi oficina con un conjunto de libros, proyectos de escritura y problemas matemáticos. Ella trabajaba cada minuto hasta que su madre y yo terminábamos, es una persona increíble y predigo que hará grandes cosas. Ha sido un privilegio ser parte de su vida.” La presentación de Yuuki concluyó con una mezcla de canciones.
Felicidades a Yuuki y a su dedicada madre y su maravilloso hermano que la apoyaron en cada paso del camino. Fueron determinados la ofrecer a Yuuki la estimulación y oportunidad que necesitaba para lograr su potencial y ubicarse en el mundo.
El consejo de Yuuki para los padres:
“Los niños en los Institutos son fuertes. Tenemos mentes y cuerpos fuertes, por ello padres, no se rindan hasta que sus hijos sean exitosos al final del camino.”
Un día feliz en Tokio -Graduación- pero no sin tristeza por la despedida de nuestra bella niña, Yuuki,
y mandarla por su camino.
Yuuki culminó su conferencia de graduación con las siguientes palabras de agradecimiento: “Ahora soy la chica de preparatoria que alguna vez soñé. Estoy disfrutando cada día y tengo que agradecer a mi familia que me apoyó los últimos 15 años… mi amado hermano, gracias por alentarme… muchas gracias por protegerme siempre. Madre, muchas gracias por pensar en mí siempre y estar a mi lado.”
Yuuki agradece a su hermano y madre por ayudarla en cada paso del camino.
Ahora Yuuki liderará su propio camino creando su propio futuro. Esperamos que los padres de todo el mundo se inspiren para dar a sus hijos las oportunidades y ayuda que cambiaron la vida de Yuuki para siempre.

Sigue leyendo

Cinco simples cambios nutricionales (Que pueden mejorar la salud y el bienestar de tu hijo)

Por Janet Doman
1. No alimentes a tu hijo con la misma comida a diario
Desde el momento en que la comida entra en la boca, un niño comienza a entrenar a su mamá: Dame más de esto y menos de aquello. Algunas madres toman una filosofía basada en que una amplia variedad de sabores y texturas, es mejor.
Constantemente, las madres sirven la comida de acuerdo a lo que los niños piden, sobre todo si la hora de la comida es apresurada y corta. Ofrecerles una amplia variedad de alimentos y texturas desde temprana edad, es muy importante, pues a mayor variedad de alimentos durante la infancia, mayor será la cantidad de nutrientes que reciba el niño. Los niños que son alentados a probar todo, logran un mejor desempeño. Haz una regla sencilla, no repitas la misma comida una y otra vez.
2. Ofrece agua como bebida principal y elimina los jugos          
La mayoría de los niños toman jugo durante todo el día, esos jugos normalmente vienen enlatados, embotellados o en envases de cartón. Todos los jugos comerciales son realmente agua azucarada, por lo que el agua debe ser siempre la fuente principal de hidratación. Cuando un niño toma agua azucarada durante todo el día, toma demasiados líquidos porque es demasiado dulce. Cuando ofrecemos agua, el niño tomará lo que el cuerpo necesite, no más. Demasiados líquidos pueden crear problemas en los niños pequeños. Cuando se restringen o se eliminan los jugos y se reemplazan por agua o jugo fresco, algunas madres ven la mejora en el comportamiento de sus hijos; la concentración de los niños se incrementa y decrece la hiperactividad.
3. Ofrece fruta fresca y agua entre comidas.

Nuestros abuelos siempre dijeron “No bebas mientras comes.” La abuela tenía razón; los ácidos gástricos en el estómago se diluyen con agua u otros fluidos y se aminora su efectividad, mejor ofrece agua entre comidas para evitarlo.
La fruta es un alimento casi perfecto pero debe ser ingerida sola y no con otras comidas ya que la fruta es fácilmente digerible y se moverá a través del cuerpo rápidamente. La fruta es un limpiador natural, por ello se usa el jugo en los regímenes de ayuno. Cuando se come fruta con otros alimentos que toman más tiempo para ser digeridos, la fruta se ve forzada a moverse lentamente a través del tracto digestivo con esos alimentos.
El resultado es que el niño no tomará tantos nutrientes de la comida que ingiere y la flora intestinal se impactará negativamente. Otro punto importante acerca de separar la fruta y el agua de las comidas, es que sólo hay poco espacio en el pequeño estómago de un niño y si se ofrece una bebida, el niño tomará el líquido antes y eso lo hará sentirse satisfecho, igualmente, si hay fruta, probablemente también la elijan primero.
4. Haz del desayuno su comida principal
El desayuno es la comida más importante del día, lo cual no es una novedad y todos lo sabemos. ¿Por qué? El desayuno aporta el azúcar de la sangre para el resto del día, por lo que si ofrecemos al niño un desayuno de rey, el nivel de azúcar en la sangre se incrementará gradualmente y la energía del niño será apropiada y constante. Si ofrecemos un desayuno inadecuado, el azúcar de la sangre no incrementará y es probable que el niño se sienta cansado y malhumorado debido a ello. Así, vemos que el nivel de azúcar es importante.
Pueden existir dos problemas durante el desayuno, el primero es que los niños pequeños suelen no tener hambre al despertar y el segundo, es que los adultos ofrecemos el desayuno de prisa para continuar con el día, así que elegimos alimentos rápidos y fáciles. Si ofrecemos algunos trozos de fruta fresca, el niño aceptará esta primera opción en la mañana y luego de 30 minutos, su estómago estará despierto y mostrará un interés real en la comida. La olla de lento cocimiento entra al rescate, el desayuno puede cocinarse durante la noche mientras tú duermes y te despiertas con un maravilloso olor que seguramente hará que todos se pregunten “¿Qué hay para desayunar?” Es muy sencillo de preparar y además muy completo.
5. Sólo sirve comida fresca

Únicamente sirve comida que viene en paquetes que la Madre Naturaleza o Dios han creado. Evita todo lo demás: latas, cajas, cartones y opta por fruta y vegetales frescos, aves, pescado y carne fresca. Solamente usa comida congelada al final del invierno cuando definitivamente tienes que hacerlo.
Lo mejor es cultivar tu propia comida pero pocos tenemos el espacio o el tiempo para hacerlo. Lo siguiente mejor es comer alimentos orgánicos y comida local, encuentra mercados locales que realmente hagan el esfuerzo de cultivar la comida apropiadamente y establece una prolongada relación con ellos porque los necesitarás y ellos a ti. Hay una gran diferencia entre el sabor de la comida fresca y la que no lo es y tú quieres que tu hijo tenga ese buen sabor porque determinará su estándar para el resto de su vida. Crea este patrón desde que tu bebé llegue a casa porque estarás definiendo lo que es comida real y lo que no lo es, para cuando tu hijo tenga 7 u 8 años, ese trabajo estará hecho.
¿Son las botanas empacadas, los cereales azucarados y las cajas de jugo frutal falso, comida real? Tu hijo no tiene un carro ni una tarjeta de crédito, así que tú eres quien decide.