Imagen

Douglas Doman va a Londres

Anuncios

La exitosa historia de Melvin da esperanza a los niños con lesión cerebral

Por Janet Doman
 

Después del nacimiento de Melvin, él parecía desarrollarse correctamnte y sus padres pensaban que todo estaba bien. Sin embargo, cuando cumplió cinco meses, se enfermó gravemente de gripa y vomitaba tanto que perdió poco menos de un kilogramo de peso. Posteriormente se enfermó de

Melvin no podía moverse sobre el suelo

amigdalitis, así que durante los siguientes dos meses, estuvo muy enfermo y dormía casi todo el tiempo. A los 7 meses de edad, tenía dificultad para moverse y para sostener la cabeza.

A los 9 meses, cuando una enfermera le hizo algunas pruebas, fue evidente que algo no iba bien: no respondía a sonidos como debería hacerlo, no mostraba interés en los juguetes y presentaba un estrabismo severo. Eventualmente, los doctores pudieron confirmar por medio de una resonancia magnética que tenía daño cerebral.
Melvin no podía gatear ni reptar, pero los médicos dijeron a sus padres que esperaran.
Melvin era un niño feliz, pero estaba claro para sus padres que algo no estaba bien.
Los doctores le dijeron a los padres de Melvin que no podían predecir cómo sería su situación y le aconsejaron “esperar y ver.” Sus padres no querían esperar e inmediatamente buscaron respuestas en Internet, así descubrieron los Institutos para el Desarrollo del Potencial Humano y el libro de Glenn Doman ¿Qué hacer por tu hijo con lesión cerebral?

Sigue leyendo