Cuatro mitos sobre los bebés

Por Janet Doman

 

1. Los bebés tienen cortos periodos de atención
Los bebés tienen una atención, interés y entusiasmo destacados para cada cosa alrededor de su ambiente. Atienden 10 cosas a la vez en lugar de enfocarse en una sola tal como lo hacemos los adultos y esta es una razón por la que aprenden rápidamente. Tal vez no atiendan a lo que nosotros queremos y eso puede frustrarnos, entonces, sería mejor que averiguáramos lo que le interesa al bebé y entonces atender ese interés.
2. Los bebés no pueden hablar
Un bebé trata de comunicarse casi todo el tiempo y no le es fácil ya que aún no puede emitir sonidos que nosotros los adultos entendemos como palabras. Como resultado, asumimos que los sonidos que emite carecen de significado. Los sonidos que un bebé hace no son como lenguaje: son lenguaje, pues todo sonido es un lenguaje. Un bebé no está desperdiciando su aliento, siempre escúchalo y espera por una respuesta, siempre aceptando que el bebé decidirá si responde o no, pues es su elección; responde a lo que dice, es vital que el bebé sepa que su madre sabe que está hablando.

3. El aprendizaje comienza en la escuela

El aprendizaje comienza al nacer o incluso antes. El cerebro crece aceleradamente entre la concepción y los seis años. Aprender es de hecho una función inversa de la edad. Entre más joven sea el bebé, más rápido aprenderá. En cierto sentido, el cerebro literalmente crece gracias al uso, tal como el bíceps crece al usarlo. De hecho, el cerebro es el único contenedor que tiene la característica de que entre más se ponga en él, más podrá contener.
Si al bebé se le brinda estimulación visual, auditiva y táctil incrementando la frecuencia, intensidad y duración y reforzando la movilidad, lenguaje y competencia manual, se desarrollará  rápidamente en cada área. Lo anterior incrementará tanto su comprensión general del mundo que lo rodea como su interacción con su familia. Su felicidad, salud y bienestar general son también significativamente mejorados por la estimulación y la oportunidad.

4. Los padres son el problema.

Los padres son la respuesta, no el problema. La paternidad y maternidad son las profesiones más importantes en el mundo; la madre es la mejor maestra que su hijo podrá tener jamás. Los padres conocen a su propio hijo mejor que nadie más y no deberían jamás comprometerse en hacer algo que no comprenden o con lo que no están de acuerdo.

El aire limpio previene enfermedades

Por Janet Doman

 

La salud de nuestros niños comienza por el aire que respiramos.

Es un hecho que cada madre y padre quiere tener un ambiente en casa que sea sano en todos los aspectos. Sabemos que los productos químicos que utilizamos en la vida diaria están comprometiendo nuestro ambiente. Hay países que tienen un problema tan serio de contaminación de metales pesados que han tenido que cambiar el estándar nacionalidad de normalidad aceptado mundialmente para disfrazar la realidad de que el ciudadano “promedio” de ese país está significativamente contaminado con esas sustancias dañinas. En esos países, lo que actualmente es considerado “normal”, habría sido inaceptable algunos años atrás.

Un bebé nacido actualmente, no tiene el mismo aire limpio que nosotros tuvimos.

Un bebé que nace actualmente en Filadelfia (o en la ciudad en la que vives) no comienza su vida con el aire limpio que tuvieron nuestros padres o abuelos. Al contrario, el bebé ya ha experimentado la exposición a estos elementos desde que estaba dentro de su madre, quien está contaminada.

Los metales pesados no son el único problema en el aire, los problemas que causan estas sustancias son considerables pues dañan o reducen las funciones del sistema nervioso central. Pueden causar daños a los pulmones, riñones, hígado y otros órganos vitales; la alta exposición a estos metales puede causar daño degenerativo físico, muscular y neurológico.

¿Qué podemos hacer acerca de esto que es básico, tan importantes pero también muy alarmante?

Algo que podemos hacer es limpiar el aire, esto es crítico para la salud y el bienestar.

Estamos expuestos a cientos de contaminantes en el aire.

Las familias urbanas y suburbanas están expuestas a cientos de contaminantes en el aire, pero incluso las familias que viven en ambientes limpísimos en el campo, están expuestos a contaminantes agrícolas, polen y hongos que también hay que tomar en cuenta. Algunos países tienen incendios forestales, otros “arena amarilla” que se traslada miles de metros en la atmósfera y contaminan el aire durante meses.

¿Qué podemos hacer para tener control sobre nuestro propio ambiente? Crear un mejor ambiente en casa por medio del uso de filtros de aire y purificadores.

Los filtros de aire HEPA, brindan tecnología (al nivel de la que hay en los hospitales) para la limpiar el aire en casa. Estos filtros tienen la ventaja de funcionar 24 horas continuas, pero tienen la desventaja de que los filtros deben mantenerse muy limpios o estos se vuelven un problema.

Los hongos y el moho son tóxicos, eliminarlos del aire hace una gran diferencia.

Los purificadores de aire pueden ser muy efectivos. Los purificadores de ozono, por ejemplo, son excelentes al eliminar bacterias, moho y hongos. Estos contaminantes pueden ser críticos en climas en los que la humedad puede ser un problema durante la mitad del año.

Los seres humanos son altamente alérgicos a los hongos y al moho, así que eliminar estos elementos del aire puede hacer una enorme diferencia, especialmente para un niño con lesión con una situación especial en su sistema respiratorio o un bebé que es vulnerable. El peligro de los purificadores de ozono es que lo mismo que los hace efectivos, también puede traernos peligros si no los usamos apropiadamente. Debemos usar nuestros purificadores de ozono como limpiadores de aire varias veces al día, pero nunca cuando estemos ocupando el espacio. El purificador de ozono debe usarse cuando la casa está vacía y se apaga cuando regresamos, así, podemos tener la ventaja de esta tecnología tan efectiva sin arriesgarnos a los efectos adversos del ozono en el cuerpo humano.

En nuestros niños vemos una importante reducción de gripas, bronquitis, asma y otros problemas respiratorios.

Muchas familias optan por tener tanto un sistema HEPA como un purificador de ozono y así obtiene las ventajas de ambos. El HEPA se utiliza todo el día mientras que el purificador de ozono solamente dos veces al día por 15 o 30 minutos. Este sistema doble puede brindar un ambiente mucho más limpio para la familia entera y ayuda significativamente a reducir la exposición a esas sustancias que no podemos evitar una vez que salimos de casa. En muchos de nuestros niños vemos una reducción importante de gripas, bronquitis, asma y otros problemas respiratorios. En niños con alergias, sensibilidades e intolerancias, también vemos una reducción significativa.

Reto

Averigua más acerca de cómo limpiar el aire en tu casa; Internet brinda mucha información al respecto. La tecnología para limpiar el aire mejora cada día, hay filtros de aire que solamente usan agua, así que los gastos en filtros quedan eliminados. Hay aspiradoras que también limpian el aire y aires acondicionados y deshumificadores que pueden ayudar a crear una casa más limpia.

Averigua acerca de la tecnología más moderna disponible en tu país, así como cuáles contaminantes están presentes en el aire y las mejores formas para limpiarlo. Escribe y cuéntanos qué aprendiste porque puede ser muy útil para otras familias que nos lean.